¿Por qué la Salsa China Trae un Quinto Sabor a Nuestro Paladar?

  Publicado el   por   Sin comentarios

El uso de condimentos es esencial para darle diferentes y únicos sabores a las comidas que preparamos. Un corte de carne o una porción de arroz puede saber completamente diferente añadiéndole especias tales como sal, pimienta negra u orégano, al igual que con la clásica salsa china.

El origen de este último representa aún un asunto sin resolver, ya que su creación se la auto-designan países como Japón o China, en donde se pueden conseguir una gran cantidad de tipos de salsas de soya, cada una con un uso particular y sabor característico.

Como la gran mayoría de los alimentos que más nos atraen, la salsa de soya es un maravilloso resultado que nos brinda el proceso de fermentación.

 

¿Cómo se hace la salsa de soya china?

Su composición tradicional consiste en solamente cuatro ingredientes: trigo, agua, sal y por supuesto, la soya. Para su elaboración primero es necesario hacer el “Koji”, que es la unión de los granos de soya con los de trigo y se ponen a hervir, para luego dejarlos reposar en cuartos especiales durante cierto período de tiempo que puede tomar hasta 4 días.

En el próximo paso, el más crítico de todo el proceso, se toma el Koji resultante y se mezcla en barriles con agua y sal, permitiéndole convertirse en “Moromi”, es decir, fermentar durante varios meses.

Una vez pasa el tiempo, el Moromi se filtra tomando el producto que ahora luce como una pasta espesa para colocarlo dentro de telas de gaza especiales y utilizar una prensa para extraer solamente su líquido. De allí en adelante la salsa es pasteurizada y embotellada para nuestro consumo.

Existen lugares donde el preparado se realiza tan artesanalmente que pueden durar hasta tres años fermentando el Moromi, pero en la actualidad, con tantos avances de la tecnología, el proceso laborioso que implica la preparación de esta salsa se ve reducida en tiempo, ya que para acelerarlo añaden otros tipos de ingredientes, pero su sabor sigue siendo Umami-delicioso.

 

Entonces, ¿a qué sabe la salsa china?

Podemos creer que lo que percibimos es la sal, y no es de sorprender ya que casi todas las salsas de soya disponibles contienen altos niveles de sodio que, si bien es vital para controlar la presión arterial y volumen sanguíneo, debemos ingerir con moderación.

No obstante, lo que se despierta en nuestro paladar es una sensación conocida como “Umami”. Descubierto por el químico japonés Kikunae Ikeda en 1908, le llamó así al particular sabor producido por el glutamato, un aminoácido que inclusive nuestros cuerpos segregan.

Y cuando este componente se fermenta (que es lo que vimos sucede cuando se elabora la salsa china) lo que deriva de esta transformación es el llamado glutamato monosódico o MSG por sus siglas en inglés. Un elemento más común en nuestra alimentación de lo que pensamos.

 

Nunca había escuchado del MSG

Tal vez no por su nombre, pero si alguna vez has probado quesos curados, tomates maduros, hongos o salsa de soya, definitivamente has experimentado su sabor.

Si bien puede hallarse de manera natural el glutamato monosódico, al mismo tiempo posee una presentación sintética, de común uso en salsas de bajo costo y otros productos que consumimos diariamente, esto debido a que es un aditivo utilizado como “potenciador de sabor”.

Esto se traduce a que muchos productos que no tienen por qué tenerlo lo tengan entre sus ingredientes, como las sopas instantáneas y papitas tipo snack. Algo que se presume no es bueno para nuestra salud, aunque no se han encontrado pruebas sustanciales que apoyen la idea.

El MSG al menos por sí solo, es decir, el que se produce de manera natural, no se considera perjudicial para la salud –incluso se encuentra presente en la leche materna– no obstante, se recomienda no consumir alimentos que lo tengan como aditivo principalmente porque aquellos que lo tienen probablemente están excesivamente procesados y manipulados químicamente.

Por ejemplo, nuestra Salsa China Sansae y la Salsa China Sansae Low Sodium únicamente contienen el MSG que se genera en el proceso natural de fermentación de la salsa, además de ser Kosher y Parve.

 

Haz del umami parte de tu cocina

Ya sea que se utilice como dip o ingrediente para cocinar, la salsa china se convirtió en un fenómeno mundial que satisface los paladares más exigentes.

Atrévete a preparar más platillos para ti, tu familia y amigos con la Salsa China Sansae y enséñales sobre el umami.

Categorias: Uncategorized

Autor: Chef_Sansae